La Llegada de un Hermanito

A los adultos nos causa mucha alegría la llegada de un nuevo bebé a la familia. Pero nuestros hijos no se sienten así. Es algo natural que ante la llegada de un nuevo hermanito sienta celos. El que surjan problemas o no, depende más de cómo los padres manejen la situación y se lo hagan saber a sus hijos. Tenga presente que la actitud de los padres favorece en gran medida a que los hermanos se lleven bien, pues a veces sin querer hacemos comparaciones entre ellos, incluso antes que el hermano(a) haya nacido. A continuación algunas reacciones frecuentes ante la llegada de un nuevo bebé a casa.



Reacciones más frecuentes:

Emocionales: Son desobedientes y negativos, sufren cambios de humor sin motivo alguno, muestran mayor agresividad, lloran continuamente. Se vuelven más engreídos de lo habitual, no quieren ir al colegio, ignoran al bebé, no quieren hablar de él y hacen como que no existe y los intentos de llamar la atención de los mayores son constantes.

Físicas: Dolor abdominal y vómitos, alteración o falta de apetito, alteración del sueño o necesidad de compañía para dormirse, supuestos dolores de varios tipos que pueden llegar a inventarse.

Regresión a etapas evolutivas anteriores: Casi siempre se trata de un intento de imitar al bebé para captar la atención de sus padres: el niño vuelve a orinarse en la cama, habla con voz o palabras infantiles, quiere volver tomar en biberón, etc.

¿Cómo deben los padres actuar ante la llegada de un nuevo niño?

· Use un lenguaje que su niño entienda, cuéntele de los cambios que van a ir ocurriendo en su hogar. Sería mejor si le narra un cuento inventado por usted, que hable sobre la llegada del bebé.
· Háganle entender lo positivo de tener un hermano o hermana, como por ejemplo: Díganle todas las cosas que pueden hacer juntos, lo mucho que se divertirá a su lado, las aventuras que vivirán, etc.
· Antes del nacimiento del hermano pueden coger una muñeca como si fuera un recién nacido e ir explicándole todo lo que van a hacer con el nuevo bebé, como: darle el pecho, cambiarle el pañal. Es bueno decirle que también lo hacíamos con él cuando era pequeño.
· Es importante involucrarlo en cada cosa que hagan para el nuevo bebé, por ejemplo: al comprarle las cosas al bebé (ropa, muebles para su cuarto) escuchen su opinión no interese la edad que tenga, pídanle ayuda para escoger el nombre también.
· Días antes del nacimiento del nuevo bebé, compren un regalo a su hijo(a) mayor, con la finalidad que cuando lo lleven al Hospital o Clínica a conocer a su hermanito(a), los padres le entreguen el obsequio de parte del nuevo bebé, esto hará que se encariñe rápidamente con su hermano(a).
· Elogien las cosas que hace bien y refuercen su autoestima, algo muy importante durante esta etapa.
· En el proceso de crecimiento es probable que los niños cometan errores, es lógico pues recién están aprendiendo; intentemos dialogar con ellos más que regañarles, para que se den cuenta que pueden intentar hacerlo mejor y puedan corregir lo que hicieron.

Recuerden:

Los celos no resueltos pueden tener consecuencias negativas a mediano y largo plazo, de adulto puede convertirse en una persona muy celosa con problemas en sus relaciones personales por la desconfianza hacia las personas y el miedo a ser abandonado o perder el cariño de los demás. Esto le crearía ansiedad y dependencia hacia la gente que le rodea, por lo que puede marcar su personalidad y hacerle extremadamente posesivo.

 

 

 

 

Lic. Tania Scamarone López

 

Psicóloga - Especialista en Yoga

Yoga niños, adultos y  gestantes

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Belle Wertz (lunes, 06 febrero 2017 04:20)


    We're a gaggle of volunteers and starting a new scheme in our community. Your web site provided us with valuable info to work on. You have performed a formidable process and our whole group might be thankful to you.