¿Cómo manejar los berrinches?

 

 

 

 

 


 

 



Muchos padres temen esos episodios de pataletas en sus hijos. A partir de los 3 meses comienzan a manipular a través

del llanto, pues lloran insistentemente para que sean cargados.  Los berrinches propiamente dichos  se presentan a partir

de los 6 meses y se agudizan a los dos años.

 

Los berrinches son parte de su desarrollo y es una manera de autoafirmarse.  Mayormente aparecen en un  momento

en el que el niño desea algo con ahincó.  En estos casos es importante que te encuentres relajada y no pierdas los

papeles, porque sino luego se dará cuenta que puede dominar la situación.  A continuación algunas recomendaciones para ti:

 

·  Si llora insistentemente es recomendable que lo  entretengas para que cese el llanto.

·  Cuando tu niño desea algo que no debe coger debes de distraerlo con otro objeto que sabes que si puede tocar, y alejar

el otro objeto de su espacio visual sin que sepa donde lo colocaste.

·  No accedas a sus peticiones de darle lo que él desea porque es una manera de reforzar la conducta y solo conseguirá que

lo haga de nuevo. Habla calmadamente, porque si te alteras, él o ella se descontrolaran más.

·  En el momento que esté haciendo el berrinche no le prestes atención, solo dale el indicativo que cuando él se calme

recibirá nuestra atención. 

·  Cuando el berrinche termine puedes acercarte y acariciarle, si él vuelve a hacer la misma conducta aléjate nuevamente,

pero siempre alrededor de tu hijo, no te distancies. 

·   Recuerda que no es bueno gritarle o llamarle la atención cuando se presente el berrinche, pues puedes hacerle

sentir culpable.

·   Debes de darte cuenta que los niños que están manipulando tienen el famoso llanto de lágrimas de cocodrilo, que solo

se quejan y no pierden ni una lagrima y se calman cuando los cargas, cuando lo dejas de hacer otra vez lloran.

·   Si vas a emplear un castigo evita los físicos o verbales, esos castigos solo dañan y te alejan de tu hijo. Es mejor que

le quites algo que le guste como una salida, la televisión, etc, pero cualquier acción siempre conversa de manera calmada

y haciendo que tu hijo reflexione.

Si tu niño sigue haciendo berrinches después de los tres años sería bueno que consultes con un especialista y ver que está

sucediendo.

 

Autora:

Lic. Tania Scamarone López

Psicóloga Infantil

C.Ps.P.: 10854

Directora

Escribir comentario

Comentarios: 0