Yoga en el Embarazo

Si usted está embarazada y anda buscando formas de relajarse o mantenerse en forma, usted puede considerar el yoga en el embarazo. Además tiene la ventaja que puede ayudarle a prepararse para el parto y beneficia la salud del su bebé. Conozca todos los detalles.


¿Qué es Yoga para Embazaradas?


Yoga quiere decir unión, unión de cuerpo, mente y espíritu. Yoga prenatal es unión también con la vida que se está gestando dentro del vientre.


La práctica de yoga durante el embarazo está enfatizada a tres aspectos:


la conexión con el bebé

la apertura de caderas y fortalecimiento de la espalda y las articulaciones

la preparación para el parto

La conexión con el bebé se hace a través de un trabajo de intención y visualización del bebé y su etapa de desarrollo en el vientre, se promueve su bienestar, se hace una conexión de amor a través de la práctica; se ofrece la práctica a él, al trabajo en equipo que tanto la mamá y el bebé deberán hacer durante el proceso de gestación y parto.


El trabajo físico que se hace  es similar a la práctica que se hace en una clase de yoga, sin embargo hay ciertas variaciones en transiciones y posturas que se deberán ajustar dependiendo del tamaño del vientre y la condición de la mamá.


Durante el embarazo la mujer segrega relaxina, una hormona que hace que las articulaciones, ligamentos y tendones se flexibilicen y relajen para ayudar a abrir espacio en el cuerpo de la madre para el bebé. Por lo tanto el trabajo de yoga durante el embarazo se enfoca en la apertura de caderas sobre todo; este trabajo así mismo ayuda a eliminar dolores de ciática y espalda baja, los cuales son bastante frecuentes durante el embarazo. Debido a que durante nueve meses la madre estará cargando un peso extra, también se fomenta en la práctica el fortalecimiento de los tobillos, rodillas, muslos y espalda.


El tercer aspecto en el que se trabaja durante el período de embarazo es en la preparación del trabajo de parto. Las clases están dirigidas a promover la confianza y fortaleza interna en las madres, en hacerlas entender que en ellas está el valor y el coraje necesario para traer al mundo a su bebé. A través de trabajos de respiración se les enseña a enfocar su atención, a calmar su mente y tomar control sobre su cuerpo, sus emociones y direccionar la labor de parto.


Beneficios para las futuras madres:


El tiempo del embarazo esta dividido en tres trimestres; cada uno de ellos implica cambios y transformaciones no solo en el cuerpo sino que también en nuestro estilo de vida y emociones, por lo tanto también es un tiempo de ajustes y adaptaciones.


Durante los primeros tres meses de embarazo, debido al cambio hormonal que se da en el cuerpo, es normal que se presenten ciertos mareos, nauseas, aumento o pérdida de apetito, vómito, estreñimiento, inflamación y dolor de senos, cansancio y mucho sueño.  Estos síntomas generalmente desaparecen en el segundo trimestre. En la segunda etapa del embarazo es donde generalmente las mujeres embarazadas se sienten mejor pues se sienten más energéticas y las hormonas ya han recuperado su estado de balance.


En el tercer trimestre, debido al aumento en el tamaño del vientre, resulta un poco más difícil moverse, el sueño se ve interrumpido, puede que se presente en el cuerpo cierta retención de agua y las visitas al baño aumentan.


Fuente: contigosalud