En el  embarazo es importante que la madre realice  alguna actividad que les ayude a estar más relajadas. Cuando el padre interviene en las clases y participa de ella con verdadero interés, logra entender mucho mejor el embarazo de su pareja, sigue las instrucciones de la profesora como si él estuviera embarazado: hace el calentamiento inicial, aprende a respirar e inicia las posturas de pie o sentado. Estos le transmiten seguridad a sus parejas mientras están a su lado, lo que en suma las ayuda a lidiar con los cambios físicos y emocionales vividos durante los 9 meses.

 

En esta etapa las madres embarazadas atraviesan  cambios producto de su estado gestacional, en las clases de yoga prenatal los futuros papas logran establecer una conexión especial con sus parejas,  aprenden a dar masajes siguiendo las indicaciones de la entrenadora,  se le enseña a encontrar los puntos segundo de energía en el cuerpo para relajarlos y posteriormente proveer descanso. 

 

Los bebés también reciben el estímulo de su padre, pues aún en la barriguita sentirá el amor de él mientras interactue con su madre en cada postura.

 

Beneficios:

• Conectarte con tu pareja a un nivel muy profundo.

• Aprende a acompañar en el momento del parto a tu pareja y bebé por nacer.

• Sintonizar con el bebé.

• Revitaliza y relaja el cuerpo y las emociones de la pareja con respecto al embarazo.

• Baja los niveles de estrés y ansiedad de los padres.

• Prepara para un embarazo relajado y feliz.

 

Facilitadora: Tania Scamarone   

 

Duración: 4 sesiones, 1 hora y 15 min